Seleccionar página

Voy a compartir contigo un paso a paso en el que verás cómo he generado 60 nuevos contactos en LinkedIn en 24 horas (contactos potenciales clientes) y cómo he iniciado 10 conversaciones con estos.
Conversaciones que bien podrían haber derivado hacia nuestros trabajos y cómo nos podríamos ayudar el uno al otro.

Y todo esto ha pasado sin LinkedIn Premium en domingo ( el día de menos actividad en esta red social) y en un día.

Paso 1.- Dibújate o describe cómo es el potencial cliente

Lo primero que debemos hacer es tener muy claro cómo es este potencial cliente. De qué trabaja, en qué ciudad, cuál es exactamente su puesto, qué papel juega dentro de la empresa, qué necesidades tiene, cómo le soluciono yo su problema… Toda la información es poca.
Y no vale eso de: Propietario de mediana empresa del sector industria.
Hay que entrar a definir, a segmentar lo máximo posible.
Has de pensar en dónde se encuentra, que le falta, de donde viene, donde vive…
Por ejemplo: Directivo comercial de cargo superior de Madrid y alrededores con más de 45 años de edad y más de 10 años de experiencia en el puesto, con teléfono de gama superior. Cuyas conversaciones con compañeros de universidad o amigos en ocasiones acaban derivando al negocio y la sociedad. Está empezado a ver un cambio en el modelo de consumo de sus clientes y está empezando a notar que las herramientas digitales que le proporciona la empresa le quedan pequeñas. Viaja mucho y tiene muy poco tiempo para… (poner aquí el problema que soluciona tu producto o servicio)…
¿Ves un poco por dónde voy?
Hay que entrar a lo que se conoce como “punto de dolor” y a qué valor tiene tu solución. Un poco más adelante verás por qué.

Paso 2.- Localizar esta lista de potenciales clientes.

Con Linkedin Premium la vida es mucho más fácil, pero como no es mi caso, te cuento lo que yo he hecho.
Tengo detectado que uno de mis potenciales clientes (que no es el descrito arriba, eh!!) ha estudiado en un par de universidades concretas. He buscado entre mis contactos ex-alumnos de esa universidad y con esa edad. Como éste tenía los contactos bloqueados, sólo he podido acceder a los contactos en común.
¡Pero esto no es un problema si has repetido estos tres pasos muchas veces! Porque resulta que ¡ya tienes muchos contactos en común con esa persona!
Esto me ha abierto la puerta a un profesor de esta facultad que… ¡Tenía los contactos abiertos!
Así que me he abierto la lista.

Paso 3.- Mandar solicitud de contacto

El máximo de solicitudes de contacto que puedes mandar en un día son 100. Y yo las he mandado, pero con un mensaje de solicitud.
No una solicitud fría y ya está, sino un mensaje en el que saludo, me presento, pido permiso y aceptación de la solicitud de contacto Y NO INTENTO VENDER NADA.
Esta última parte, no vender nada, es la más importante.
Y el texto se redacta a partir de la información anterior. Por eso el punto 1 es fundamental. Porque sin vender nada de nada has de encajar en medio del texto el punto de dolor y la solución que aportas.
Y además hay que darle un pequeño giro a la redacción para que, en sintonía con tu personalidad y tu modelo de negocio, sirva como precursor de una conversación.

¡Y ya está!

Estos tres pequeños pasos me han llevado a ganar 60 nuevos contactos y a empezar 10 conversaciones en 24 horas.
Eso es un 60% de éxito en la tarea y un 10% de “potenciales leads” con los que he podido hablar un domingo.
Y un incremento de mi base de datos de un 1,2% de personas que a partir de ahora podrán ver mis publicaciones. En las que, ahora sí con diplomacia, puedo vender indirectamente mis servicios.

Tu, ¿mandas mensaje con la solicitud de contacto?

¿Te gustaría aprender más técnicas como estas?

Estoy preparando un nuevo proyecto, si te gustaría ser el primero en enterarte te invito a rellenar este formulario.